AÑO 2017


Este blog contiene casi todos los materiales de lectura del curso de Introducción a la Teoría Literaria.

-----------------

Grupo A -martes y viernes de 10 a 12.30hs -
Prof. Adj. (int.) Dra. Claudia Pérez, Col. Hon. Maite Vanesa Artasánchez

Horario de consulta: miércoles de 17.30 a 18.30hs.



Grupo B - miércoles y viernes de 18.30 a 21hs.
Asist. Pilar de León, Ayud. Stefan Martchenko



-----------------------------------------


Claudia Pérez - oliviapz@gmail.com

Maite Vanesa Artasánchez - maitevanesa@gmail.com

Pilar de León - piludeleon@gmail.com

Stefan Martchenko - stefanmg7@gmail.com


Bienvenida

Bienvenida

etiquetas

Conviene guiarse por las ETIQUETAS que corresponden a las unidades del curso.


Programa - Indice de Lecturas 1er. parcial




--------------------------------

12 feb. 2013

Eurípides. Hécuba. (fragmento)




ESPECTRO DE POLIDORO ‘.— He venido tras dejar la

subterránea morada de los muertos y las puertas de

la sombra, donde habita Hades apartado de los dioses;

yo, Polidoro, que soy hijo de Hécuba, la de Ciseo, y

de mi padre Príamo, el cual, cuando se cernió sobre

la ciudad de los frigios el peligro de caer bajo la lanza 5

helena, me envió por temor, furtivamente, desde la

tierra troyana hacia la casa de Poliméstor, su huésped

tracio, que siembra esta riquísima llanura del Quer-

soneso, gobernando con su lanza a un pueblo aficio-

nado a los caballos. Mi padre mandó conmigo mucho io

oro a escondidas, para que, si un día caían las mura-

llas de Ilión, no tuvieran sus hijos vivos escasez de

recursos.

Era yo el más joven de los priámidas, y también

por eso me envió fuera del país, pues no era capaz

de llevar armadura ni lanza con mi joven brazo. Pues ís

bien, mientras se mantenían en pie los mojones del

país, estaban incólumes las torres de la tierra troyana,

y mi hermano Héctor tenía éxito con la lanza, de

hermosa manera crecía yo, ¡desdichado de mí!, como 20

un retoño, bajo sus cuidados, en la mansión del tracio

huésped de mi padre. Pero cuando Troya y la vida de

Héctor se perdieron y quedóse el hogar de mi padre

demolido, y él mismo cayó junto al altar construido

1 Este personaje fantasmal aparece en lo alto, sostenido,

tal vez, por la máquina al uso, especie de grúa utilizada para

introducir a los dioses.

302

TRAGEDIAS

por los dioses 2, degollado por el asesino hijo de Aqui-

25 les, el huésped de mi padre •me asesinó a mí, ¡des-

dichado!, por causa del oro, y, tras matarme, me echó

a las olas del mar, para retener el áureo botín en su

palacio. Yazgo unas veces tendido sobre la costa, otras

veces en el reflujo marino, llevado de aquí para allá

30 por los muchos vaivenes de las olas, sin ser llorado,

sin tumba. Ahora me dirijo hacia mi madre Hécuba,

una vez que he abandonado mi cuerpo, flotando en

lo alto por tercer día consecutivo ya, durante todo

el tiempo que mi desdichada madre, que viene de

35 Troya, está en esta tierra del Quersoneso. Todos los

aqueos, aquí junto a sus naves, están varados, inacti-

vos, en la costa de esta tierra tracia, pues el hijo

de Peleo, Aquiles, apareciéndose por encima de su

tumba, ha retenido a todo el ejército heleno, cuando

to dirigían ellos el remo marino hacia su casa. Reclama

a mi hermana Políxena para recibirla como sacrificio

grato para su tumba y como honor. Conseguirá eso,

y no quedará sin regalo por parte de sus amigos. El

destino conduce a mi hermana a morir en este día.

45 Mi madre verá ante ella cadáveres de dos hijos, el

mio y el de mi desdichada hermana. Pues me apare-

ceré para conseguir un sepulcro, ¡desgraciado de mí!,

delante de sus pies de esclava, entre el oleaje. Pues

so a los que tienen poder abajo les pedí obtener una

tumba y caer en brazos de mi madre. Pues bien, mi

tarea será conseguir cuanto quería. Me voy a retirar

de la vieja Hécuba, pues he aquí que encamina su pie

junto a la tienda de Agamenón, amedrentada de mi

ss aparición. ¡Ay! ¡Oh madre que procediendo de un

palacio real viste el día de la esclavitud! ¡Tanto mal

2 Apolo y Posidón habían construido las murallas de Troya

para Laomedonte, padre de Priamo, que se negó a pagarles

una vez concluida la obra, expulsándolos sin contemplaciones.

HÉCUBA

303

sufres cuanto bien tuviste en 0tro tiempo! Un dios

te aniquila contrapesando tu felicidad de antaño ~.

HÉCUBA ~. — Conducid, oh hijas~ a esta anciana ante

las tiendas, conducid sosteniéndola a la que es hoy 60

tan esclava como vosotras, troyanas~ pero fue antes

reina. Cogedme, llevadme, acompañadme, levantadme

sosteniéndome de mi vieja mano. Y yo, apoyándome en 65

el curvado bastón de mi mano, me apresurare a rea-

lizar la marcha a paso lento de mis. miembros. ¡Oh

relámpago de Zeus, oh noche tenebrosa! ¿Por qué

en la noche me veo así en vilo a5altada por terrores 70

y espectros? ¡Oh venerable tierra, madre de los sueños

de alas negras! Rechazo la visión nocturna que, sobre

mi hijo que esta a salvo en Tracia y sobre mi hija 75

Políxena, [he visto] ~ en sueños, espantosa [visión he

conocido] ~, he tenido.

¡Oh dioses infernales! ¡Salvad a mi hijo, el único so

que, como anda de mi casa todavía, habita en la nivosa

Tracia bajo los cuidados del huésped de su padre!

¿Ocurrirá algo nuevo? ¿Llegará un canto de gemidos

a quienes gimen? Jamás mi corazón se agita, teme, 85

con tanta obstinación. ¿Dónde puedo ver el alma divina

de Héleno y de Casandra 6, troyanas~ para que inter-

preten mis sueños? Pues he vistO una cierva moteada, 90

La idea de que la divinidad, envidiosa de la excesiva for-

tuna de los hombres, contrabalancea la felicidad con el dolor,

está muy arraigada en el pensamientO griego arcaico.

4 Monodia de Hécuba, que entra lentamente. Este solo lírico

introduce la nota dominante de su fisura patética: en su sole-

dad se ve amenazada por funestos p~e5agios. La insistencia de

Eurípides en el paso torpe de los viejos es frecuente (Bacan-

tes 364-5, Andrómaca 747-8, Fenicias $41 y sigs.). Es un rasgo

realista para subrayar su indefensión e inferioridad física.

~ Pasajes interpolados.

6 Heleno y Casandra, hijos de p~4amo y Hécuba, tenían el

don de la profecia. Héleno se refugió en el Epiro. donde recibió

a Eneas (Eneida III 345 y sigs.).

304

TRAGEDIAS

degollada por la sangrienta zarpa de un lobo, tras

haberla arrancado de mi regazo por la fuerza. Y mí

miedo es el siguiente. Ha aparecido sobre lo más alto

de su túmulo el espectro de Aquiles. Exigía como

95 honor una de las muy sufridas troyanas. De mi hija,

de la mía, apartad esto, espíritus divinos, os lo suplico.     http://historiantigua.cl/wp-content/uploads/2011/08/euripides-obras-completas.pdf     ______________________________